Callithrix jacchus

Es un pequeño mono del Nuevo Mundo endémico de Brasil. Es la primera especie de mono del Nuevo Mundo del que se obtuvo la secuencia completa de su genoma. Se trata de una de las especies de tití más conocidas y comunes y se le considera altamente capaz de adaptarse a los cambios de su entorno producidos por el ser humano.

Orden: Primates

Familia: Callitrichidae

Género: Callithrix

Descripción

La cola de ambos mide aproximadamente el doble que su cuerpo, pues puede registrar hasta 35 centímetros de longitud.

Los titíes son primates de reducidas dimensiones, pero no son los más pequeños de su género. Existe un ligero dimorfismo sexual, ya que los machos son más grandes que las hembras. Ellos miden unos 18.8 centímetros de altura y pesan un promedio de 256 gramos. Las hembras miden alrededor de 18.5 centímetros de altura y tienen un peso medio de 236 gramos. La cola de ambos mide aproximadamente el doble que su cuerpo, pues puede registrar hasta 35 centímetros de longitud.

Su característica más distintiva es la presencia en las orejas de unos mechones de pelo blanco. En general, su pelaje exhibe un color marrón oscuro que se interrumpe en el dorso, donde el pelo se vuelve marrón grisáceo con tenues franjas claras. En la frente, posee un manchón blanco y su cola se adorna con varios anillos oscuros.

Distribución y hábitat

El área de distribución natural del tití común abarcaba el noreste y centro de Brasil, en Sudamérica. Pero, debido a su introducción en otras zonas forestales e incluso dentro de ciudades, su rango se modificó y ahora es posible ver titíes salvajes en el sureste de dicho país.

Sus hábitats son las selvas y los bosques de matorrales; pueden vivir en plantaciones, bosques ribereños, bosques costeros húmedos del Atlántico y en bosques semicaducifolios. Se adapta con relativa facilidad en contextos urbanos, pudiendo prosperar en jardines y parques. Fuera de su área de distribución natural, puede competir por la comida contra otros animales y considerársele una plaga.

Características del tití común.

Tití común (Callithrix jacchus).

Alimentación

En su dieta diaria predominan frutas, hongos, néctar, flores, savia, resina, látex y goma, entre otros productos de las plantas. Para complementar, incluye también presas animales pequeñas como insectos, lagartijas, arañas, caracoles, ranas arborícolas, polluelos y huevos, entre otros. El 15 por ciento de su dieta total corresponde a goma de los árboles.

El tití común puede competir con aves para obtener las frutas. Si es momento de comer, usa sus uñas para sujetarse al árbol en cuestión y después clava los dientes para hacer un agujero en la corteza y lamer el exudado vegetal.

Comportamiento

Los miembros de la especie se organizan en grupos familiares mixtos de 4-15 monos. Tales grupos son liderados por una pareja, macho y hembra, que es la única que puede tener descendencia, sin embargo, es posible que exista más de una hembra reproductora por familia, además del macho reproductor, las crías y los padres, hermanos y otros individuos relacionados entre sí.

Son animales diurnos, es decir, prefieren realizar sus actividades durante el día. Se comunican por medio de gestos y vocalizaciones. Emplean dos llamadas de alarma de sonido agudo y de corta duración, así como silbidos emitidos para atraer al sexo opuesto, defender el territorio, mantener a la familia junta y localizar a miembros extraviados. Los rangos de hogar (sus territorios) tienen entre 0.3 y 4 hectáreas. Esta medida varía entre las distintas zonas donde viven las familias.

Información sobre el tití común.

Reproducción

Esta especie es poliándrica. Esto significa que una hembra puede copular con más de un macho, pero muchos apareamientos son monógamos, realizados con una sola pareja.

La hembra alcanza la madurez sexual en torno a los 12 meses de edad, pero el macho es más tardío, ya que obtiene su madurez cuando ya cuenta con unos 16 meses de vida. Cuando ella está lista, indica, mediante chasquidos de lengua al macho, su disponibilidad para el apareamiento.

Lo más común es que solo una hembra dé a luz por temporada y que las demás hembras del grupo no tengan crías. La gestación dura alrededor de 148 días y nacen 1 o 2 crías de tamaño grande en relación con el cuerpo de la madre. Los cuidados requieren mucha energía y dedicación, por lo que el padre e incluso otros miembros del grupo suelen ayudar a la madre.

Amenazas y conservación

Callithrix jacchus es aún una especie que no corre peligro de extinción. La población es estable, y no parece sufrir reducciones graves. Por lo tanto, aparece como especie de “Preocupación Menor” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Pero la especie no está excluida de las amenazas que significan la destrucción de su hábitat y su captura para ser objeto de investigaciones biomédicas o para convertirse en mascota exótica. Puede decirse que su supervivencia depende básicamente de la conservación de los bosques donde habita. Muchos titíes comunes viven en áreas protegidas y eso aumenta sus posibilidades de vida; por ejemplo, algunos se hallan en el Parque Nacional de la Sierra de Capivara, en la Estación Ecológica Tapacurá y en el Parque Nacional de la Tijuca.