Existen más de 260 especies de monos, y parece que el número seguirá incrementándose. Es común llamar “mono” a muchos primates, pero lo cierto es que no todos son considerados monos.

Monos del Nuevo Mundo vs. Monos del Viejo Mundo

De acuerdo con la taxonomía de los primates, los monos pertenecen al parvorden Platyrrhiny y la superfamilia Cercopithecoidea. Los miembros del primero son los llamados monos del Nuevo Mundo, que se encuentran Centroamérica, Sudamérica y una pequeña parte de Norteamérica. En contraste, la superfamilia Cercopithecoidea contiene a los monos del Viejo Mundo, llamados así porque son oriundos de África, Asia central y sur, así como en Japón, India y las islas del sureste asiático. Existen unas 135 especies del Viejo Mundo, y unas 132 especies de las Américas.

Existen unas 135 especies del Viejo Mundo, y unas 132 especies del Nuevo Mundo o de las Américas.

Muchas especies de monos ni siquiera tienen un nombre común que les haga ser identificados como tales. ¿Has escuchado algo sobre los tamarinos? Aunque así se les llama, son monos del Nuevo Mundo de pequeño tamaño y hábitos arborícolas. Un caso aparte es el del gibón, que aunque se trata de un simio menor miembro de la misma superfamilia de los seres humanos, se le llama coloquialmente mono.

especies_de_monos_imagen_624

Especies de monos del Nuevo y Viejo Mundo

La diferencia básica entre los monos del Nuevo Mundo y los del Viejo Mundo, es que los primeros tienen colas prensiles, es decir, colas que pueden usar para sujetarse a las ramas de los árboles y en algunos casos funcionar como una pata más. ¿Esto significa que todos los monos tienen cola? Bueno, la presencia de cola es una de sus características, pero también los tarsios, los loris y los lémures la tienen, y no son monos.

A decir verdad, la denominación “mono” es más cultural que científica. No existe ninguna categoría taxonómica con ese nombre, pero sí se llama así a los miembros de las familias Callitrichidae, Cebidae, Aotidae, Atelidae, Pitheciidae y Cercophithecidae. Así, existen titíes, tamarinos, monos capuchinos, monos ardilla, micos nocturnos, uacaríes y muchos otros.

Especies conocidas de monos

Si vives en América, quizá los monos araña y los titíes te son familiares. Para quienes viven al otro lado del Atlántico es más probable haber conocido a un macaco o a un babuino. Son monos populares, y aquí puedes conocerlos mejor.

Babuino (Papio).
Cercopiteco verde (Chlorocebus pygerythrus).
Macaco japonés (Macaca fuscata).
Gibón (Hylobatidae) (Simio inferior).
Macaco Rhesus (Macaca mulatta).
Mandril (Mandrillus sphinx).
Mono araña (Ateles).
Mono ardilla (Saimiri).
Mono azul (Cercopithecus mitis).
Mono aullador (Alouatta).
Mono capuchino (Cebus).
Mono narigudo (Nasalis larvatus).
Tamarino león dorado (Leontopithecus rosalia).
Tití común (Callithrix jacchus).
Tití pigmeo (Cebuella pygmaea).

La mayoría de ellos son animales omnívoros y pueden alimentarse de frutas, hojas, semillas e insectos. Suelen ser diurnos, es decir, realizan sus principales actividades a plena luz del día y descansan durante la noche. Sin embargo, cada especie tiene características especiales.

La inteligencia de los monos es encomiable. Algunas especies destacan por el uso de herramientas, otras por sus hábitos sociales, y unas más por su capacidad para aprender. Por eso, y por la semejanza de algunas partes de sus cuerpos con las de los seres humanos, se han convertido en animales comunes para la investigación científica, un tema ampliamente discutido y criticado por los conservacionistas.

Sin duda, el ser humano representa la amenaza más grave para los monos, pero también puede llegar a ser su protector más importante.